Cruceros y Viajes - El Rincón del Crucerista


Entradas destacadas

DÍA 01 - VALENCIA - CRUCERO PRE-INAUGURAL MSC SEASCAPE

MSC Seascape
Valencia - Cruceroviajes.com


CRUCERO PRE-INAUGURAL MSC SEASCAPE 

VALENCIA-NUEVA YORK



DIARIO DE BITÁCORA - 22/11/2022

DÍA 01 - Valencia, (España)

Temperatura exterior: 15ºC min - 18ºC max
Amanecer a las: 07:52
Atardecer a las: 17:41
Climatología exterior: Muy buena
Vestimenta sugerida para la noche: Casual
Diario de a bordo: Ver diario de a bordo

Antes de comenzar nuestra review de nuestro primer día a bordo, queremos indicaros que para este crucero necesitábamos un test de antígenos realizado en un intervalo no superior a 48 horas, aparte del certificado de vacunación pauta completa, y por supuesto, el ESTA, documento obligatorio para entrar en Estados Unidos.


RESUMEN

Comenzábamos nuestra aventura en el nuevo barco de MSC Cruceros, (MSC Seascape), un barco recién salido de astilleros que comenzó su singladura el pasado día 19 de noviembre en el puerto de Civitavecchia, terminando la travesía completa en la que nos aventuramos, en la ciudad de Nueva York el 6 de diciembre, donde permanecería para su inauguración oficial al siguiente día 7 de diciembre. Esta travesía inaugural tenía el siguiente recorrido:

Civitavecchia - Navegación - Barcelona - Valencia - Navegación - Cádiz - Navegación - Funchal - Navegación - Navegación - Navegación - Navegación - Navegación - Bermudas - Bermudas - Navegación - Nueva York - Nueva York.

Ni que decir tiene que era un viaje para disfrutar del barco debido a los 8 días de navegación desde Valencia hasta el final del recorrido, siendo un barco a estrenar, con el aliciente de visitar la ciudad de Nueva York y poder disfrutar de su característica iluminación navideña, aunque por tiempo limitado. Creemos que el viaje valía la pena, viaje que os iremos compartiendo con vosotros día a día con todo lujo detalle a partir de nuestro embarque.


EMBARQUE

Disfrutábamos de un tiempo inmejorable. Nos desplazamos en tren desde Alicante, ya que al finalizar el viaje de vuelta en Madrid, el coche es inviable. En la estación Joaquín Sorolla de Valencia, esperamos unos minutos la llegada de nuestros amigos de Sevilla para completar el grupo. Éramos cuatro parejas.

MSC Seascape en Valencia
A punto de embarcar - © Cruceroviajes.com

Los taxis nos dejaron en la terminal de Transmediterránea en Valencia ya que como sabéis, es el lugar actual para embarcar en cruceros hasta la construcción de la nueva terminal prevista. Había poca gente para facturar, éramos algo más de 100 los pasajeros que embarcábamos allí, al llegar escalonadamente no había cola alguna para realizar los trámites. El check in de nuestras maletas fue rápido, pasando posteriormente a la planta superior para la comprobación de documentos y recibir nuestras "tarjetas de crucero", acto seguido, volvimos a bajar por la parte interior de la terminal para coger el bus lanzadera que nos desplazaría hasta el barco, ya que se encontraba en el muelle nuevo debido a las dimensiones del barco, el muelle de la propia terminal Transmediterránea no admitía su atraque.

A pie de barco, unas fotos de recuerdo para "justificar que estuvimos allí". Pasamos el protocolo de seguridad habitual del barco bastante rápido.

Era tiempo de ir a comer algo, pero necesitábamos dejar el equipaje de mano en el camarote. Por tema de horario no pudimos ir al restaurante ya que nos pasamos de hora, así que paseamos un poco hasta localizar nuestros camarotes que ya teníamos grabados en nuestras mentes, tocaba encontrarlos en la práctica, algo en lo que estuvimos soñando todo mucho tiempo.


1ª COMIDA

Liberados de nuestros utensilios de mano, visitamos el buffet encontrándolo bastante completo en cuanto a opciones de cantidad y calidad de comida. Había poca gente debido a que la mayoría de pasajeros se encontraban visitando la ciudad. Nos comentaron que el barco llevaba una ocupación aproximada a la mitad del total admisible, con lo cual, tendríamos una travesía sin aglomeraciones, creemos, que este tipo de viajes suele ser así.

Algunos de nosotros teníamos ganas de probar de nuevo algunas porciones de pizza, ya que MSC suele hacerlas muy buenas, así que manos a la obra, al final, además de las pizzas "cayó algo más". El primer camarero que nos atendió, fue Juanito Adanes, un filipino afable, guasón y SÚPER, simpático que chapurreaba bastante el español y le gustaba gastar y recibir bromas dentro de un respeto común, además, era muy efectivo en su trabajo. Teníamos bastantes días por delante para valorar a cada persona que nos atendiera como se merecía según ejerciera su trabajo.


PRIMERAS IMPRESIONES

La temperatura interior la mencionaremos en todo el viaje como:

  • Baja - Frío
  • Templada - Ideal
  • Alta - Calor

En esos momentos y según mi opinión, la temperatura era ideal, hemos realizado cruceros en los que en vez de cruceros parecían neveras flotantes. Hay quien comentaba que hacía calor y proliferaban los virus, otros que hacía frío, pero mi opinión es la comentada, temperatura ideal. Naturalmente, estas opiniones eran personales y podían variar dependiendo de cada pasajero, ya sabéis, cuando uno dice blanco, otro dice negro.

El barco era IMPRESIONANTE, visto desde tierra era similar, o casi, a sus hermanos MSC Seaside y MSC Seaview, y gemelo del MSC Seashore según contrastes de medidas, no en vano, los dos primeros mencionados pertenecen a la clase Seaside, clase que recibe el nombre del primero de ellos fabricado, tanto el Seashore como el Seascape, pertenecen a la misma clase, pero mejorada, (Seaside EVO). De toda la serie, solo nos faltaría navegar y conocer el MSC Seashore.

MSC Seascape tiene un peso de 169.400 toneladas, una capacidad aproximada de 5.877 pasajeros, y una dotación de unos 1.648 tripulantes. Dispone de un total de 2.270 camarotes y su eslora es de 339 metros.

Era en el interior donde encontrábamos las diferencias, si bien había zonas en las que uno podía pensar que se encontraba en uno de sus hermanos, la verdad, encontramos diferencias en cuanto al tipo decorativo y colores predominantes, estos, por lo menos para nosotros, denotaban lujo, confort y relajación. MSC Cruceros no es una naviera enfocada al crucero de lujo, aunque cuando uno se encuentra en el interior de este barco, sí lo parece.

Atrium
Bar Seascape en el Atrium - © Cruceroviajes.com

¿Maderas nobles? ¿Colores...? ¿Decoración estilo...? ¿Metales...?, no, nos negamos a comentar esto con nuestros seguidores pues en la normalidad nos encontramos todos, o casi, creemos que es más sencillo decir, "El barco es precioso, bonito, manejable y cómodo" que decir que tiene maderas nobles o el suelo es de...

Valoramos la no inclusión de colores agresivos ni decoraciones que hicieran parecer que estábamos en alguna feria de pueblo, aunque no lo parezca, hay barcos que parecen ferias. Valoramos también el no encontrar muchos problemas a la hora de dirigirnos a un lugar determinado, o sea, movernos por el barco para ir a cualquier lugar, tomar una copa o charlar, que el servicio no nos costara la vida a la hora de esperar nuestra copa, y que la restauración tuviera un buen servicio de atención y la comida fuera la esperada. Otra cosa importante a la hora de valorar un crucero, es el descanso, una cama donde de verdad se descanse y el camarote tenga ausencia de ruidos, es primordial a la hora de retirarnos después de un día ajetreado, en teoría, no nos hacía falta probar una de las confortables camas a las que MSC Cruceros nos tiene acostumbrados. De todo esto os iremos informando en los siguientes capítulos ya que todavía no habíamos probado los menús de las cartas, ni la cama.

En resumidas cuentas, las primeras impresiones sobre el barco eran muy buenas, y el moverse por él, también.

El Atrium es lo que más nos recordaba a sus hermanos, son los cuatro barcos iguales o parecidos, así como el sistema de diversión, bien en la cubierta 5 frente a la barra del Seascape Bar, o en cualquiera de los balcones centrales de las demás cubiertas. El Teatro Chora es bonito y cómodo sin los tonos rojos agresivos de algunos teatros, el rojo, es ya casi exclusivo de los casinos y algún lugar limitado más. Ya sabéis que las plazas del teatro en MSC se reservan en las pantallas disponibles en varias zonas del barco, para ello teníamos tres turnos de espectáculos, ninguno de ellos se llenaba al completo, pero, era necesario reservar y además, muy fácil.

Al ser nuestro primer día a bordo, tampoco podemos comentar más cosas, por eso lo del título de este apartado, "PRIMERAS IMPRESIONES", aunque lo que fuimos viendo sobre la marcha, nos gustaba mucho.


CAMAROTE

Nuestro camarote era el 14142, en principio estaba situado en una zona privilegiada, puente 14 centro, con camarotes tanto arriba como abajo sin tener el techo del balcón con mucho sobresaliente como en algunas zonas del puente 15, y con una visibilidad excelente. Como novedad para nosotros, estrenar colchones, almohadas y sábanas. eso prometía 

Iba siendo hora de conocer nuestra cabina a fondo y comprobar si habían llegado las maletas para ir distribuyendo su contenido en el armario, algo limitado en espacio, pero es lo normal. Normalmente, distribuimos la ropa de la siguiente forma...
Hay prendas que deben ir en las perchas si o si, los zapatos a su lugar correspondiente en la parte baja, y la ropa, ya que no toda cabe en perchas, bien plegadas en los espacios o lejas para ir usando según convenga, los cajones divididos, "uno para ti, otro para mí", otro para medicamentos y utensilios de uso diario o continuo, entre ellos los cargadores que suelen levarnos de cabeza. El sofá de este camarote no era cama, con lo cual, si el camarote era para dos personas, no era lógico un sofá de 3 plazas que dificultaba el acceso a una parte del armario. Al sofá le sobraba medio metro para ser verdaderamente útil, otra cosa sería un camarote para más pasajeros en los que tuviera que convertirse en cama.

Camarote MSC Seascape
Nuestro camarote con balcón - © Cruceroviajes.com

Las maletas debajo de la cama donde en una de ellas solemos guardar la mochila de las cámaras y abrimos según necesidad. Nos consta, que todos sabéis que debemos tener una o dos bolsas para introducir la ropa usada, recomendamos meterla bien plegada para que a la vuelta nos ocupe lo mismo que a la ida, si no, sería un caos y tendríamos que llamar a la apisonadora para poder cerrarlas. Los calcetines bien enrollados para luego volverlos a meter dentro de los zapatos. En fin, son normas que todos sabéis, pero para los que no lo sepan, ahí lo dejamos. Este camarote tenía algún espacio más que el MSC Seashore en el que estuvimos hace casi dos meses.

El secador estaba situado como es habitual en estos barcos, dentro del cajón central del escritorio, nuestra cama junto al balcón, "por fin nos había tocado una cama cerca del balcón". No pudimos resistir la tentación de probarla, era comodísima. Frente a nuestros pies, en la pared, había un gran espejo dando más amplitud de espacio, el TV. lo teníamos entre el escritorio y el espejo

En el baño, la ducha se nos antojaba algo más pequeña que en otros barcos, debido a su forma particular ya que no era cuadrada o rectangular, quitando este detalle, era como todos y al final te acostumbrabas y cumplía su función sin agobios. La mampara de ducha era muy práctica, encontramos todo en perfecto estado, toallas, champú y gel en los dosificadores dentro de la ducha, además de un práctico pulsador dosificador de jabón para las manos en el lavabo.


ENCHUFES

Una de las preguntas más cotidianas es la de ¿cuántos enchufes hay en el camarote, y de qué tipo son?, pues bien, esta es la configuración de lo que encontramos en el nuestro:

  • 1 placa con 2 enchufes americanos y 2 USB
  • 1 placa con 2 enchufes europeos
  • 1 enchufe USB en una de las mesillas de noche
  • 1 enchufe para la afeitadora en el baño

Enchufes MSC Seascape
Enchufes disponibles en el escritorio - © Cruceroviajes.com

En nuestro caso y debido a las cámaras que solemos llevar, tenemos enchufes más que de sobra sin tener que llevar alargaderas o ladrones, solo llevábamos dos adaptadores de enchufe americano a europeo con lo cual nos sobraba ya que de esta forma disponíamos de 4 enchufes europeos. Hay que tener en cuenta a la hora de cargar los aparatos, de hacerlo mientras estamos en el camarote, ya que al sacar la tarjeta del dispositivo automático cuando nos marcharnos, se corta la corriente eléctrica por seguridad. Las alargaderas de enchufes, a veces las confiscan al embarque. Con cuatro enchufes, (incluidos los americanos con adaptador), y los USB para cargas directas, hay más que suficiente.

Notamos un olor peculiar, algo que nos indicaba que era un barco nuevo, pero no, no era la pintura como algunos pensarán, ¿podría ser cola?, si lo era, no era conocida por mi olfato. Resultó ser el olor de las moquetas, olor agradable a nuevo y además, se notaba el mullido de las mismas.


MALETAS

Iba pasando el tiempo y nuestras maletas no llegaban, las de los demás compañeros y otros pasajeros, ya las habían recibido, que se retrasaran un poco, a veces suele ser normal, pero iba pasando el tiempo hasta llegar a preocuparnos ya que en Valencia habíamos embarcado muy poca gente. Preguntamos al camarista y nos dijo que no tardarían, pero seguía pasando el tiempo y decidimos bajar a recepción a ver cómo estaba el tema, incluso se nos pasó por alto el simulacro de emergencia. Tuvimos muchos problemas para que nos atendieran en nuestro idioma, al final una persona nos atendió, pero alternando con otros pasajeros, además, de muy mala forma, (nunca nos había ocurrido nada igual), nos dijo que hasta las 19 horas teníamos tiempo de recibirlas pero que, si a dicha hora no las habíamos recibido, que volviéramos a bajar a reclamar en vez de preocuparse de lo qué había ocurrido con ellas. Las formas de esta persona nos desquician bastante y nos marchamos al camarote. Pasado el tiempo que nos indicó, casi a las 19 horas, se lo comentamos al camarista y nos chapurreó que eso no era normal y se ofrecía a acompañarnos a recepción, allí lo mandaron donde están y/o retienen las maletas si hay algún problema, allí no estaban y nos volvió a decir que ya llegarían, teniendo en cuenta que estábamos todo el día de viaje y sudando con todos los artilugios a cuestas, pues necesitábamos ducharnos y cambiarnos ya que la cena estaba próxima.

El camarista pensó lo que pensó y nos dijo que iba a ver otra opción. A las 19:15 nos llamaron nuestros compañeros y nos indicaron que ya las teníamos en la puerta. El camarista nos comentó que se había ido cubierta por cubierta por si estaban en algún lugar equivocado, y las encontró, comprobando que tenía las etiquetas en perfecto estado, por tanto, la lectura de donde debían ir estaba correcta. De haber hecho su trabajo el personal de recepción, no hubiera ocurrido eso. Fallos de distribución puede haberlos y lo entendemos, (todos somos personas y podemos equivocarnos), pero la atención y poca empatía de la persona de recepción no es entendible bajo ningún concepto. Nuestro camarista se desvivió por encontrarlas, todo lo contrario que el señor de recepción que preferimos olvidar su nombre. Era hora de ponernos las pilas para organizar lo que pudiéramos y ducharnos, pues íbamos justos de tiempo. Afortunadamente, las maletas llegaron sin ninguna rotura o desperfecto. A unos compañeros del grupo les rompieron una de ellas.


CENA

Teníamos el turno de cena a las 20:30 en el restaurante The Green Wave y nuestra mesa la 367 Tuvimos un buen recibimiento a la entrada por parte de los camareros y... allí estaba Juanito que había hecho lo posible por que le asignaran nuestra mesa, pero no fue posible, aun así, Juanito estuvo con nosotros en los primeros momentos para ver cómo iba todo.

Restaurante The Green Wave
Nuestro restaurante: The Green Wave - © Cruceroviajes.com

Las bebidas no tardaron mucho en llegar, los platos se espaciaron un poco, o sea, tardaron, pero dada la cordialidad que existía entre todos por ser nuestra primera cena, pensamos que la culpa era nuestra por no entrar de los primeros al restaurante, ya sabéis que llevan un protocolo de trabajo determinado. 


OPINIÓN SOBRE LOS PLATOS

Creemos que los platos están a la altura, personalmente, creo que lo elegido por mí fue un acierto total:

Sopa de cebolla francesa, excelente pero quizá con algo de exceso de queso, posiblemente sea así su elaboración. Esta sopa estaba fija todos los días en la carta, por si queréis probarla. De segundo pez espada, exquisito, para el postre me decanté por la tarta New York Cheesecake, todo delicioso.


ESPECTÁCULO

El Teatro Chora era amplio y muy acogedor, el fondo del escenario era una pantalla que ocupa todo el espacio para ofrecer efectos especiales, (es la última tecnología), pero ya os contaremos cuando lo veamos en funcionamiento. El teatro no se encontraba completo porque el barco no iba a plena capacidad, así que podíamos elegir asiento entre los libres, esto era de agradecer, a pesar de ello, controlaban la entrada con lectores para comprobar las reservas realizadas.

Recomendable, sobre todo si queréis estar en las primeras filas por el tema de fotografías y que no os moleste alguna cabeza, (a veces son "melones", que no dejan ver por ningún lado), es que os sentéis a partir del primer escalón, ya que las primeras filas están todas al mismo nivel. A partir del primer escalón tendréis mejor visión.

El espectáculo era de magia, concretamente Albert Llorens que lo anuncian como el mago español más televisivo, etc., pues bien, fue un espectáculo flojo, creo que este espectáculo estaba enfocado al público infantil con trucos simplones. Esperábamos que en los siguientes días mejorasen.

Como teníamos por orden, primero la cena y posteriormente el espectáculo, al salir del teatro reservamos el del día siguiente y nos marchamos a tomar unas copas al Shine Bar situado en la cubierta 6, los cócteles estuvieron algo flojos y decidimos repetir en el Le Cabaret Rouge, cubierta 7, allí mejoraron un poco. Le Cabaret Rouge era un lugar acogedor para bailar y disfrutar de algunos espectáculos, estaba decorado en rojo, (pero aquí es entendible), con tres niveles en dos alturas, la iluminación era baja, vamos, como en las discotecas de nuestros tiempos de jóvenes, el servicio de camareros fue muy bueno y rápido.


HORA DE DESCANSO

Después de un día tan ajetreado por el madrugón y los nervios, y todo lo vivido a bordo, llegaba el momento del descanso y la valoración de nuestro primer día a bordo. Al llegar al camarote nos encontramos encima de la cama, aparte del diario del siguiente día, la "propina". Por el tema de las maletas y no haber podido asistir al simulacro de emergencia, nos volvían a citar el día siguiente a las 9:30 de la mañana, o sea, dormir, dormir, creo que dormiríamos poco, era lo que había.

En la bitácora de mañana os comentaremos como fue nuestro descanso, el mar estaba tranquilo y al día siguiente teníamos día de navegación antes de llegar a Cádiz.


LO MEJOR DEL DÍA
  • Los compañeros de viaje, haber conocido a Juanito, el servicio de camareros, la cena, el camarote y el barco en general, todo lo que vimos nos gustó.

LO PEOR DEL DÍA
  • La atención recibida en recepción y la tarde perdida.

A MEJORAR
  • El espectáculo, la atención de recepción, y quizá los cócteles, aunque esto, imagino que irá a días y zonas.

ENLACES AL RESUMEN DE CADA JORNADA

Os dejamos los enlaces al resumen de cada día para que podáis interactuar a traves de cada uno de ellos. Podréis moveros de un día a otro con facilidad.

Tener en cuenta que solo enlazarán los que dispongan de su día correspondiente colgado, no los que todavía tenemos en borrador. Poco a poco los completaremos

  1. Embarque en Valencia
  2. Navegando hacia Cádiz
  3. Cádiz
  4. Navegando hacia Funchal, (Madeira)
  5. Funchal, (Madeira)
  6. 1er día de navegación hacia Bermudas
  7. 2º día de navegación hacia Bermudas
  8. 3er día de navegación hacia Bermudas
  9. 4º día de navegación hacia Bermudas
  10. 5º día de navegación hacia Bermudas
  11. Bermudas
  12. Bermudas
  13. Navegando hacia Nueva York
  14. Nueva York
  15. Nueva York y vuelta a casa

Por:
Cruceroviajes
Cruceroviajes, tu web de viajes y cruceros 

Comparte este artículo en tus redes sociales aquí debajo

Publicar un comentario

0 Comentarios