Cruceros y Viajes - El Rincón del Crucerista



02 - MSC Seaside, llegada a Miami y alojamiento

MSC Cruceros
Hotel Hilton Miami - © Cruceroviajes.com

LLEGADA A MIAMI Y ALOJAMIENTO

Aterrizamos sin incidencias dentro del horario estipulado. Nos dirigimos hacia el control de pasajeros, ese control que tantos comentarios solemos oír , (muchas veces negativos). Estamos algo nerviosos porque es la primera vez que pisamos tierra en E.E.U.U., tenemos todo en regla así que deberíamos ir más tranquilos pero una cosa es el dicho, y otra el hecho.

¿Quién no ha oído alguna vez estos comentarios?: "a los españoles nos miran mal", "te abren las maletas para registro", "te retienen durante bastante tiempo", "te hacen un montón de preguntas", etc. etc. etc., veremos a ver que experiencia nos aporta.

Solo tenemos una cola, cola que va serpenteando hasta llegar a varios mostradores o puestos de control, (está prohibido hacer fotos), con lo cual, no tenemos información gráfica que ofrecer.

Llegó nuestro turno. Nos toca un agente de policía de origen cubano, a pesar de que él lo negara, (el idioma lo delata), Nuestro control lo lleva de una forma muy cercana y amable, incluso con bromas. Nos pide todos los documentos: pasaportes, ESTA, documentación del crucero, etc., nos pide el nombre del hotel donde nos alojaremos, aunque por lo visto ya tiene datos para contrastar, después de una charla algo bromista con nosotros, (no lo vemos en otros controles cercanos), nos comenta que lo vamos a pasar genial en el crucero, nos da la bienvenida y nos da el visto bueno. Solo tenemos agradecimiento hacia esta persona por el buen trato que nos ofreció, sin duda, la experiencia fue muy positiva, en cuanto podamos...

¡Volveremos!.

Somos casi de los últimos en salir de este vuelo, recogemos nuestras  maletas y nos disponemos a comprobar todos los mecanismos, (ruedas, trolley y exteriores), está todo correcto sin ningún problema, así que nos dirigimos hacia donde nos indican los responsables de MSC Cruceros para acceder al transporte que nos llevará al hotel.

HOTEL

Comentaros, que en este viaje teníamos varias opciones, nosotros elegimos la que englobaba vuelos, hotel con desayuno y otras opciones más, como el T.I., así que no nos preocupamos de nada, todo lo llevábamos hecho.

Realizamos el Check in en el hotel, (algo lento por cierto), y nos dirigimos a nuestra habitación a dejar las maletas quedando con nuestros compañeros para vernos a una hora determinada y tomar algo.

La habitación es súper grande, nada que ver con las habitaciones de hotel conocidas por nosotros hasta ahora, en la misma, se encuentran dos camas de matrimonio bastante grandes, el típico escritorio por si decidimos trabajar un poquito, por supuesto el armario y un baño bastante curioso. 

Frente a la entrada, se encuentra una cristalera que ocupa todo el ancho y alto de la habitación, desde ella podemos disfrutar de una vista espectacular de los altos edificios iluminados entre la oscuridad de la noche, a pesar de que no estamos a gran altura, es una imagen espectacular. Imaginamos que sabréis que os harán falta adaptadores de corriente para poder enchufar vuestros aparatos, nosotros llevamos un par de ellos por si nos hacen falta, aunque tenemos disponibles en la habitación algunas conexiones USB.

Habitación hotel
Habitación Hotel Hilton Miami - © Cruceroviajes.com

Una vez organizadas todas nuestras cosas, y transcurrido el tiempo que habíamos señalado con nuestros compañeros para bajar, nos dirigimos al vestíbulo, todavía no ha bajado ninguno de ellos así que decidimos conectarnos un rato al wifi gratuito del hotel para mandar unos mensajes a la familia. Os podéis imaginar la decoración de los espacios comunes del hotel, el fin de año se encuentra próximo y todo está caracterizado para estas fiestas.

Aparecen nuestros compañeros, (alguno de ellos decidió no bajar, pero bueno). Nos dirigimos a tomar algo a la cafetería restaurante que se encuentra en la planta baja, (bastante amplia). Varias pantallas de televisión presiden las paredes ofreciendo en esos momentos partidos de fútbol. Nos sentamos alrededor de una mesa y debatimos entre picotear o tomar algo más fuerte, entre el descontrol horario y la comida del vuelo, tenemos el cuerpo bastante raro. Con el idioma hasta el momento no hemos tenido ningún problema teniendo en cuenta que nuestro inglés es nulo, veremos a ver nuestra experiencia con el camarero que ya viene hacia nosotros...

El camarero, al igual que casi todos los empleados que vemos en esa zona, es hispano, o sea, tema idioma resuelto. Nos facilita la carta de opciones, como no sabemos lo que es cada plato del menú o carta, le preguntamos sobre ellos y nos aconseja, yo me pido unas quesadillas y una caña, los demás, cada uno una cosa diferente, comentaros que estaba todo riquísimo pero demasiada comida para como estaban nuestros cuerpos, así que a la próxima visita ya sabemos qué pedir, con mi plato podrían comer dos.

Restauración
Vamos a picar algo - © Cruceroviajes.com

Se que muchos de vosotros ya tendréis vuestra propia experiencia en viajes por estos lugares, para nosotros es la primera vez como os he comentado antes. Salir a la puerta del hotel y observar los típicos taxis amarillos llegando y saliendo del hotel, las altas torres iluminadas en la ancha avenida y el propio ambiente existente, como poco, nos llama la atención.

El hotel dispone de varios ascensores, pero no todos llevan al mismo sitio, hay que controlar un poco el tema pues unos te llevan a unas plantas, otros a las mismas y a otras diferentes, y ahí viene el lío, alguna vez hemos aparecido en un sótano, otras en un garaje y otras acertamos, al ser solo una noche no nos preocupa demasiado el tema, es hasta divertido.

Tanto en el aeropuerto como en el hotel, hemos comprobado que predomina la moqueta en los suelos, siendo un lugar en el que precisamente no es famoso por el frío, no de entiende, se nos antoja curioso, en el hotel tiene pase por el confort que transmite, pero en el aeropuerto, siendo una zona de arrastre de maletas y el esfuerzo que conlleva, no se entiende.

Zona de descanso
Es hora de chatear un poco - © Cruceroviajes.com

Llega un momento en el que por mucho que queramos hacer algo, el cansancio hace presencia en nosotros, no podemos más, el cambio de hora y el madrugón que nos dimos, tienen la culpa, así que decidimos retirarnos a "nuestros aposentos", nos despedimos de nuestros amigos y hasta mañana que será el día grande.

Nos han indicado la hora que vendrán los autobuses a recogernos al hotel, al ser de los últimos en llegar al hotel desde el aeropuerto, seremos los últimos en subir a nuestro transporte, así que decidimos quedar antes de marcharnos para ver un poco el entorno y darnos una vueltecilla a bordo del tren elevado ya que tenemos tiempo para ello. Pedro y Loli ya han estado por aquí, así que harán de cicerones para todos nosotros.

Estamos ansiosos esperando el día de embarque, (mañana), el MSC Seaside nos espera.

La habitación es muy confortable incluyendo el colchón, así que nos espera una gran noche de descanso, nuestros cuerpos se lo merecen ya que hace muchísimas horas que salimos de casa.

Dulces sueños para todos

Mañana nos espera: Día de embarque



Lo mejor de hoy: El hotel y la coordinación de MSC Cruceros
Lo peor de hoy: Nada en particular

Nuestro crucero día a día

Por:
Cruceroviajes
Cruceroviajes, tu web de viajes y cruceros



Publicar un comentario

0 Comentarios