Cruceros y Viajes - El Rincón del Crucerista


Entradas destacadas

NÁPOLES - COMO MOVERSE DESDE UN CRUCERO

Castel Nuovo
Castel Nuovo - © Cruceroviajes.com

GUÍA PARA MOVERSE EN NÁPOLES


¿CUAL ES VUESTRA PREFERENCIA PARA VISITAR NÁPOLES?


NÁPOLES es la escala de cruceros que podríamos denominar como “odiada por unos, amada por otros”. En realidad, la palabra adecuada no sería “odiada”, la podríamos reemplazar por “miedo”, “respeto” o quizá “precaución”. Si fuéramos nosotros los que tuviéramos que asignarle una palabra, sería “bellísima”, o, “encantadora”.

Nápoles es una ciudad con un tráfico descontrolado y algo caótica, pero viva, muy viva y entrañable. En las escalas de nuestros cruceros en Nápoles, siempre es una visita obligada, o sea, tenemos que bajar a tierra, si, o sí.

Desde que sales el barco y cruzas la carretera que separa la terminal de la ciudad, tienes que ser decidido para sortear el intenso y descontrolado tráfico, parece que nadie respete semáforos ni pasos de peatones, de ahí que hay que ser decididos para que cuando os toque cruzar según los semáforos, no os quedéis parados porque el tráfico casi no para. Este tipo de conducción es muy napolitano y algo peculiar de esta ciudad, os acostumbraréis.


SEGURIDAD

La seguridad en Nápoles, siempre según nuestra experiencia, creo que está tristemente mal exagerada por parte de muchos visitantes. El turista es una pieza más en este tablero de ajedrez, por cierto, bastante bullicioso por la cantidad de turismo, y como no, por la forma de vivir el día a día napolitano. No podemos decir otra cosa que precaución y cuidado, como en cualquier otra ciudad que visitemos, o, nuestra propia ciudad. Nunca hemos tenido problemas y así lo contamos, si alguna vez tenemos un contratiempo, lo contaremos igualmente. Mochilas donde corresponda, no alardear sacando la billetera donde no corresponda, documentación bajo recaudo, y, la cámara de fotos si tiene correa, con una vuelta en la muñeca, pero repito, nunca hemos tenido el más mínimo problema, sólo hay que estar atento sobre todo, con las motos que ya sabéis “tirón y a correr”, nunca hemos visto ningún acto de este tipo.


QUÉ VISITAR

Si os habéis informado sobre las excursiones disponibles en Nápoles, ya sabréis que las joyas de la corona son:

  • Excursión o visita a Pompeya
  • Excursión o visita a Pompeya y Vesubio
  • Excursión o visita a Pompeya, Vesubio y visita de Nápoles
  • Capri • Capri y Gruta Blanca
  • Nápoles en sus diversas facetas, (por libre), excursión, visita guiada, etc. entre otras

POMPEYA

Para visitar las ruinas de Pompeya hay varias formas de hacerlo dependiendo de varios factores, habrá que elegir el que más se adecúe a vuestras preferencias.

Pompeya
Pompeya - © Cruceroviajes.com


EXCURSIÓN CONTRATADA

Suelen estar disponibles a través de las propias navieras, como con empresas externas, estas últimas con ventajas en precios. Algunas navieras se están poniendo las pilas en este tema y ofreciendo descuentos o paquetes más accesibles para todos.

Las excursiones anteriormente mencionadas se diferencian en:

  • Navieras, se desembarca antes, los buses esperan a pie de barco, y ya sabéis el dicho de que, “si se retrasa el regreso, el barco espera”
  • Externas, el precio es más competitivo, hay que salir generalmente al exterior del puerto donde esperan los buses, se puede salir al mismo tiempo o retrasarse algo. El dicho sobre estas excursiones es, “si se retrasa el regreso, el barco no espera.

Sobre esto, y no somos nadie para aconsejar, es que las excursiones externas suelen regresar al barco con bastante tiempo de antelación, ya que lo tienen todo programado, y, si algo ocurriera, imaginamos que se harían cargo del problema. Nunca hemos visto una excursión llegar tarde, pero eso no quiere decir que no haya ocurrido, simplemente no lo hemos vivido.

Las excursiones con las navieras, dan cierta tranquilidad ya que la responsable es la propia naviera.


EXCURSIÓN A POMPEYA

Esta excursión puede ser únicamente a Pompeya, o combinada con la visita al Vesubio, visita panorámica de Nápoles, o una combinación entre ellas.

Las excursiones programadas con las navieras, suelen bajar por turnos a unas horas determinadas, siendo normalmente los primeros en bajar, aunque esto ocurre según las navieras. Existen compañías que no ponen impedimentos y a la hora asignada para poder bajar a tierra, puede bajar cualquier pasajero, otras en cambio tienen puertas de desembarque diferentes, todo es cuestión de la compañía de cruceros en cuestión.

Los autobuses suelen estar numerados a pie de barco.

Las excursiones en compañías externas, suelen esperar a los excursionistas, aunque estos se retrasen por cualquier contratiempo en este tipo de preferencias de desembarques si los hubiera.

Los autobuses suelen esperar en el exterior del puerto y el excursionista suele recibir todo tipo de información para llegar y acceder a su autobús. Estas son políticas desde hace unos años en los que todo cambió, antes, todos esperaban a pie de barco sin problema. Quizá las quejas de las navieras hicieron su papel para que esto cambiara.


COSAS QUE HAY QUE CALCULAR A LA HORA DE ELEGIR

A la hora de consultas de precios de excursiones, es recomendable comprobar que incluye o no nuestra excursión, o sea:

  • ¿La entrada a Pompeya va incluida?
  • ¿El precio de los auriculares va incluido?
  • ¿Lleva guía incluido en el precio?
  • Cualquier otro pago no incluido

El comentario anterior viene expuesto para afinar si cabe, un poco más en el precio final a pagar y poder comparar entre compañías y/o la propia naviera.


TAXI

Los taxis los encontraréis a pie de barco al salir de la terminal, no suelen llevar un turno de recogida de pasajeros. Se ofrecen al crucerista nada más bajar a tierra con un descontrol típico, como os comentamos al principio, hasta en esto no se organizan.

No tendréis problemas de oferta, se os irán ofreciendo a vuestro paso con fotografías de rutas incrustadas en carpetas plastificadas. Suele haber taxis normales para cuatro pasajeros y el conductor, o para seis u ocho plazas más conductor.

Nuestro consejo es que, si vais con la idea de hacer una ruta a Pompeya, visita de la ciudad, o simplemente la ida y posterior regreso a Pompeya, es que no aceptéis el primer precio que os den, suelen tirar bastante por alto, no es como en otras ciudades tanto italianas como de otros países en los que los circuitos están perfectamente ajustados a un precio todos por igual. Hay que negociar y establecer un precio que os parezca justo, sin menospreciar tampoco el trabajo de estos profesionales. En caso de querer un desplazamiento a Pompeya, es recomendable contratar solo la ida, cogiendo otro para la vuelta para no tener que pagar el sobreprecio de la espera del mismo. Quizás en este último caso, os pongan algunas pegas y no les convenga a algunos, en tal caso, no estáis en España en el que es obligatorio hacer el servicio por corto que sea, en Nápoles parece que no exista esta norma. Podéis salir del puerto y coger otro taxi en el exterior.

Si sois un grupillo, no tendréis problema, si solo sois dos, una vez negociado, el propio taxista se encargará de completar el cupo de pasajeros, no preocuparos, en todos los cruceros se hacen amigos desde el primer día, no hay mayor problema.

Si el Taxi es vuestra elección, es recomendable también que os informéis:

  • Precio del taxi ida y vuelta
  • Precio de entrada a Pompeya
  • Precio de guía, los hay en al llegar

Si hacéis la visita a Pompeya sin guía, si no estáis muy bien informados, posiblemente no os enteréis de cosas muy importantes, aunque siempre se puede comprar una guía en papel para ir leyendo y descubriendo ese fantástico lugar.

A tener en cuenta, si es época de mucho turismo, tendréis que sufrir la cola a la entrada, aunque nos parece, que por un suplemento, se puede evitar la cola, como los grupos. 

Pompeya merece la pena, sobre todo si os informan de toda la historia y puntos que visitéis.

Suele hacer bastante calor por lo que os recomendamos llevar protección para la cabeza con alguna gorra o sombrero, y como no, botella de agua para poder aguantar la jornada.


TREN

Existe la opción del tren, pero creemos que entre el tiempo que se pierde ya que hay que llegar a la estación, y el que seguiremos perdiendo informándonos de paradas etc. Creemos que no es muy factible, pues, aunque sea el medio más barato, hacer cuentas por persona en un taxi os puede salir a cuenta y ganaréis en comodidad y rapidez.


CAPRI

Después de Pompeya, Capri es una isla muy interesante y bonita para visitar. También merece la pena.

Capri - Nápoles
Calle comercial en lo alto de la isla - © Cruceroviajes.com


Las navieras suelen ofrecer estas excursiones, en ocasiones limitadas, con lo que, si vuestra opción es visitar la isla con la excursión ofrecida con la naviera, es que la reservéis cuanto antes, como hemos comentado, a veces son plazas limitadas. No suelen ser baratas, siempre existe la excursión por libre, pero os comentamos a continuación y decidís.

Hay compañías externas que ofrecen esta excursión y otras que no, debido a que, algunas no quieren correr riesgos al regreso.

Coger el transporte por libre es muy fácil, arriesgado, o no, nunca se sabe. Hay mucha gente que lo hace por su cuenta. El embarcadero se encuentra a la salida de la terminal a la izquierda donde podréis comprar los billetes de ida y vuelta en las taquillas correspondientes, el precio, desde luego es más barato que la excursión del barco, normalmente no suele haber problemas a la vuelta, pero, si lo hubiera, el regreso podría comprometerse y ya sabéis, el barco no espera, con esto no queremos meter miedo ni mucho menos, como decimos, mucha gente lo hace sin problema, pero ya sabéis. Muchos de vosotros estaréis pensando, “pues yo lo hice sin problema alguno”.

Normalmente, las navieras suelen ofrecer la excursión a Capri en solitario, o combinada con la Gruta Blanca, entre otras. Nosotros realizamos precisamente “Capri y Gruta Blanca”, nos encantó.

Hay que tener en cuenta que, para subir a lo alto de la isla, hay que hacerlo generalmente con un tren cremallera, (de pago). Si hacéis el transporte por vuestra cuenta, debéis sumar ese coste, y el añadido si os decidís realizar la visita a la Gruta Blanca. Con la naviera, lo lleváis incluido. Calcular precio y riesgo y decidir, seguro que en el caso por libre si todo sale bien, ahorraréis bastantes euros, como siempre decimos, vosotros decidís.


EXCURSIÓN CAPRI Y GRUTA BLANCA

Es la que realizamos nosotros en su día. Al llegar al embarcadero con la guía, fuimos directamente a nuestro transporte donde también iban personas por libre, pero ya teníamos asignadas las plazas.

Gruta Blanca en Capri
Una excursión en barco muy bonita - © Cruceroviajes.com


Al llegar y desembarcar en Capri después de un precioso trayecto ultra rápido, nos redirigieron a una embarcación para dirigirnos hacia la Gruta Blanca y Gruta Azul, una preciosa travesía en la que pasamos por dentro del arco que sale en uno de los anuncios de perfumes muy conocidos.

Terminada la excursión, nos dirigieron a la entrada donde se encuentra el acceso al tren cremallera, nos dieron los tikets de subida y bajada y allá que fuimos, no sin antes realizar un pequeño recorrido por los restaurantes existentes en la fachada marítima, junto a la entrada del tren y frente al puerto, era un trámite para pensar donde realizaríamos nuestra comida.

Una vez en lo alto de la isla donde se encuentra la ciudad, nos adentramos por la plaza de la iglesia a recorrer todo el entramado de calles. Tiendas de moda muy conocidas, restaurantes, tiendas de souvenirs, hoteles, etc. es lo que encontraréis allí arriba, aparte de unas preciosas vistas, entre las que se encuentra la Gruta Blanca pero esta vez, desde lo alto.

Es un recorrido tranquilo y apacible, en el que realizar fotos sin prisas. La charla con los amigos y el comentario de “¿dónde vamos a comer?, nos venía a la mente.

Una vez realizado nuestro recorrido, Visitamos la iglesia y algunas de las tiendas que había por allí en las que realizamos algunos recuerdos, decidimos realizar el trayecto inverso en el tren para decidir en qué restaurante reponer fuerzas antes de la hora prevista para nuestro regreso.

Oteando los lugares existentes para comer, los responsables de los mismos salían a nuestro encuentro para comentarnos su oferta culinaria. Son muy hábiles y dicharacheros, por eso son los encargados de este primer contacto para convencernos de por qué comer en el suyo y no en el de al lado. Debéis ser cautos ya que no suelen aclarar al 100% ni de una forma clara lo que entra y lo que no, en el precio que os dan, tenerlo en cuenta y no dudéis en comparar con otros restaurantes de la zona, están todos juntos.

Podéis dar una pequeña vuelta, comprobar la rapidez con la que sirven, el material que ofrecen para comparar y cual es vuestra preferencia en tipo de comida, con estos consejos, quizás os ahorréis unos euros, pero no solo los euros, sino en rapidez para no tener contratiempos en vuestro regreso, aunque la verdad, teníamos tiempo de sobra para comer tranquilamente.

En nuestro caso particular ya que era nuestra primera visita, nos quedamos en el que más nos convenció por su charlatanería, sin saber que había alguna cosa que no estaba incluida en el precio y nos “clavaron” un poco, bueno, clavaron a nuestro amigo Tomás E.P.D. que era su cumpleaños y quiso si o si, invitarnos a la comida.


NÁPOLES

Desde el mismo barco se divisa el imponente castillo, conocido como el “Maschio Angioino”; manado a construir hace 700 años por Carlos Anjou y convertido más tarade en fastuosa residencia del rey y del virrey.

Nápoles
Plaza del Plebiscito - © Cruceroviajes.com


Como ya os adelantamos, Nápoles es una ciudad bulliciosa y con un tráfico caótico, pero al mismo tiempo, es única.

Nada más salir de la terminal, los servicios de transporte turístico incluido los taxis, se os ofrecerán por todas partes. De vosotros depende lo que queráis ver, y, de qué forma, siendo una de ellas, patear por libre todo el centro de Nápoles sin prisas, aunque, siempre es bueno comprobar lo que el transporte local ofrece por si cambiamos de actitud.


PATEARSE LA CIUDAD POR LIBRE

Saliendo de la terminal y cruzando la carretera con sumo cuidado cuando el semáforo os lo permita, podréis divisar a vuestra izquierda el CASTILLO, podéis caminar perfectamente hasta él, ignoramos si está permitida la entrada pues una de las veces de las que fuimos y decidimos a entrar, había una boda y no permitían la entrada. Siguiendo de frente hacia la izquierda, veréis que es una zona interesante, llegaréis al Teatro San Carlo, uno de los más bellos de Europa, y la Galería Umberto I. Atravesando la Plaza del Plebiscito, podréis admirar el maravilloso Palacio Real y la Iglesia de San Francisco de Paula. No podéis abandonar esa zona sin visitar la Cafetería Gambrinus, un lugar entrañable con una decoración del siglo XIX donde da la sensación que el tiempo no ha pasado en ella. Pastas y cafés de todo tipo podéis deleitar en el lugar, incluso en la barra, El personal es tremendamente efectivo y atento, recordar que como en la mayoría de Italia, pedís lo que queréis en la barra y con el tiket, os acercáis al mostrador y os lo sirven. Para nosotros es una visita obligada, incluso si hemos hecho otra ruta, pues al volver de la misma, si no hemos comido, lo hacemos en el barco y si el tiempo hasta la partida lo permite, que casi siempre es así, nos bajamos tomamos nuestros cafés o capuchinos y al barco.

Desde la puerta de la cafetería, hay un punto que informa con unos letreros, que se ofrecen guías para la visita de la Nápoles subterránea con un número de contacto, pero, hay ciertos días que no están disponibles como nos ocurrió a nosotros.

Desde ese punto, volvéis como si fuerais al barco, pero os adentráis a la ciudad por la izquierda mirando al mar, si lo hacéis desde el barco, cruzar la carretera, os adentráis un poco y a la derecha. 

Durante el recorrido encontraréis el comercio napolitano, pastelerías, (tienen dulces exquisitos). Si os gustan las corbatas, tanto en los comercios locales como en la terminal de cruceros antes del control, podréis adquirirlas, tienen muy buenos precios y hay para todos los gustos.

Es recomendable haceros con unos callejeros al bajar del barco, si vienen los puntos interesantes, mucho mejor para ir sobre seguro, sino, simplemente podéis preguntar y llegaréis al lugar.


NÁPOLES, CIUDAD SUBTERRÁNEA

Llegamos al punto indicado y pedimos información, nos indican que los recorridos los hacen por grupos de idiomas, el precio y los horarios, en el caso del grupo con idioma en español todavía faltaba tiempo, como ese tiempo era suficiente para comer, nos informan que, con el tiket nos harán un descuento en una pizzería determinada que está a unos metros de allí, decidimos ver la oferta de dicha pizzería y nos gustó, así que éramos cuatro y cuatro pizzas que nos pedimos, que digo pizzas, súper pizzas, eran bastante grandes y estaban muy sabrosas. Con algo más que pedimos y unas cervecitas salvamos la comida en un sitio muy napolitano con unas pizzas que a día de hoy recordamos. Recomendable 100%.

Nápoles
Entrando a la Ciudad Subterránea - © Cruceroviajes.com

 
Ya preparados para entrar y realizar nuestra incursión en tan refrescante recinto, se nos presenta el guía, que no solamente hablaba español, sino que lo era. Si tenéis problemas de claustrofobia, no os lo recomendamos, pues hay una zona que es muy, muy estrecha y hay que pasar con velas.

Comenzamos a bajar los escalones hacia el subsuelo, hay que comentar que, si hace calor en la calle, allí se está fresquito.

No os vamos a contar detalles sobre la visita, pues queremos dejaros en duda para que la visitéis por propia cuenta sin saber nada del recorrido. Os hemos llevado hasta allí, ahora os toca a vosotros descubrirlo.

A nosotros nos gustó la experiencia y por ello la recomendamos, no como la visita a las catacumbas de Palermo, una visita para olvidar.

Nos despedimos del guía comentando su procedencia y como llegó a parar allí, y comenzamos el camino de vuelta pateando callejuelas, visitando alguna iglesia, encontrando muchos comercios dedicados a la venta de figuras navideñas y de belenes, etc. Os creeréis que estáis en una vieja película de Sophia Loren, pero en vivo y en color.

Sabéis que en Nápoles es típico el limoncello, pues bien, si queréis comprar, o simplemente estáis interesados a falta de ver opciones, nuestra recomendación es que miréis primero los precios que tienen en el barco, que, seguro que tendrán limoncello, y comparéis los precios en tierra para comprar o no, eso sí, al igual que otras compras, mejor hacerlo en comercios establecidos o en la terminal, no en la calle. Si la compra es algún aparato electrónico como un móvil, es obligatorio hacerlo en un comercio local si no queréis llevaros una sorpresa, os pueden dar “piedra por móvil”.


CONCLUSIÓN

Si habéis seguido nuestras indicaciones, seguro que estaréis deseando volver para completar vuestra experiencia de lo que no os haya dado tiempo a ver en vuestra visita a Pompeya.

Si nuestra guía os ha servido para salir de dudas y elegir la opción que más os interesaba, os agradeceríamos que compartierais esta guía a través de los iconos que tenéis justo debajo de este artículo en cualquiera de las redes que os interese o por correo electrónico a algún amigo interesado.

Redes Sociales
Podéis compartir este artículo con los iconos de la parte inferior, no con la foto de arriba


Muchas gracias


¿QUERÉIS DESCARGAR ESTA GUÍA PARA LLEVARLA CON VOSOTROS?


Por:
Cruceroviajes
Cruceroviajes, tu web de viajes y cruceros 

Comparte este artículo en tus redes sociales aquí debajo

Publicar un comentario

0 Comentarios