Destacados

[Destacados][threecolumns]

SOUVENIRS CON MUCHO GUSTO - TOP 5 DE LOS REGALOS QUE LOS TURISTAS ADQUIEREN EN REPÚBLICA CHECA



La figura del souvenir está asociada al mundo de los viajes desde que el turismo se popularizó, y todo desplazamiento va acompañado de la compra de un pequeño obsequio para mostrar a nuestros familiares y amigos un recuerdo del lugar que hemos visitado. El espectro de esos presentes es amplísimo, muy variado y no todos dotados de buen gusto. Si este invierno te escapas a la República Checa te recomendamos cualquiera de los Top 5 que encabezan la lista de regalos que los turistas adquieren en el país durante sus vacaciones. Te aseguramos que éstos te los querrás llevar todos a casa. ¿Con cuál te quedas tú?


1. Obleas para todos los gustos:

Aunque las primeras obleas surgieron en el balneario de Mariánské Lázně en 1897 de la mano del pastelero František Wittmayer, siguiendo la receta de un cocinero del claustro de Teplá nad Bečvou, hoy se pueden encontrar en casi todas las ciudades checas. Se elaboran con harina, azúcar y, en aquel entonces, agua termal, y luego se le añaden distintos condimentos según el gusto como cacao, vainilla y avellana, entre muchos otros sabores. Cada oblea está formada por dos finas láminas y un cremoso relleno en medio, y se venden en cajas de 5 unidades (las de sabor avellana 7 unidades por caja). Aunque se pueden comer frías, si las pasas un poco por la sarten para que se calienten las encontrarás todavía más deliciosas.

Precio: desde 2 euros la caja.

2. Becherovka, el mejor remedio contra el frío:

El Becherovka es un licor de hierbas que también proviene de la ciudad de Karlovy Vary. Fue creado por el farmacéutico Josef Vitus Becher en 1807 utilizando una fórmula que aún sigue siendo secreta y en la que se combinan 32 hierbas medicinales. Su sabor es algo amargo y, aunque fue diseñada para mejorar la digestión, hoy en día se suele tomar muy fría como aperitivo y antes de empezar a beber cerveza. También sirve para elaborar cócteles riquísimos como el “Beton“, que es el más famoso y está hecho con Becherovka y tónica. Si la eliges como regalo avisa a los interesados de que su grado alcohólico es muy elevado: 38%. ¡Salud!

Precio: desde 15 euros la botella.

3. Si tienes niños regálales una marioneta:

En la República Checa existe una gran tradición teatral y titiritera, especialmente en la ciudad de Pilsen, donde hay un precioso museo de marionetas que recuerda el orígen de los teatros itinerantes que recorieron el país a partir de la época del Barroco (Siglo XVII). Esa costumbre se ve reflejada hoy en día en casi todas las tiendas de souvenirs, donde podrás encontrar títeres de todos los tamaños, figuras y precios. Si buscas algo más artesanal busca en tiendas de artesanía. Hacen verdaderas obras de arte con personajes muy variados como reyes, princesas, payasos, demonios, muñecas y brujas, entre muchos otros más.

Precio: desde 20 euros la marioneta de madera.

4. Manufaktura, artesanía y cosmética natural checa:

Aunque la primera tienda de Manufaktura se abrió en Praga, hoy cuentan con negocios en muchas otras ciudades del país. El éxito de esta conocida marca checa es la utilización de productos ecológicos y naturales (esencias de plantas, sales minerales de Karlovy Vary y cerveza checa, entre otros) tanto para elaborar artesanía como artículos de cosmética. En ella encontrarás todo tipo de regalos: desde preciosos objetos de decoración hasta riquísimas y olorosas cremas faciales, corporales y de manos, y geles de ducha y champús entre muchos otros productos de los que ya nunca te podrás olvidar. Si es el caso, tranquil@, búscate una excusa para volver a la República Checa (que te aseguramos que no te faltarán) o bien regístrate en su web y adquiérelas por internet.

Precio: desde 4 euros el bálsamo labial.

5. Las limas de cristal checo, excelentes para no dañar las uñas:

Si no estás por la labor de regalar un precioso juego de copas de cristal checo, considerado como de los mejores del mundo, opta por un obsequio más económico y muy original: una lima de auténtico cristal checo. Las elaboran artesanalmente y tienen la ventaja de no dañar las uñas, ser muy fáciles de limpiar y tener garantía de por vida, ya que su superficie abrasiva no se gasta nunca. Las podrás encontrar de diferentes tamaños y con diseños que van desde lo más clásico a los más moderno.

Precio: desde 5 euros la lima.

6. El must de los souvenirs checos, el niño Jesús de Praga:

Si eres de pedir deseos y crees que a veces se cumplen Praga cuenta con distintos lugares de auténtico peregrinaje. Uno de los más frecuentados es la Iglesia de Santa María de la Victoria y San Antonio de Padua, en el barrio de Malá Strana. En ella se encuentra una talla del niño Jesús de tan sólo 48 centímetros que fue llevada a Praga en el Siglo XVI por una aristócrata española tras contraer matrimonio con un noble bohemio. Tiene fama de ser muy milagrero, aunque para que funcione sólo se le puede pedir un deseo por año.

Precio: desde 10 euros la figura del niño Jesús.



Guías de viaje para cruceristas

[Guías][list]

Diarios de a bordo

[Diarios][list]

Cuaderno de bitácora

[Cuaderno][threecolumns]

Consejos de interés

[Nuestros Consejos][list]

Visitamos y valoramos barcos

[Redactor-de-visita][list]

Comunicados de prensa

Vídeos

[Mis Vídeos][threecolumns]

Turismo en general - Más info en botón superior (Turismo)

[Turismo-01][list]